La sequía.

He caído en esa zanja que antaño estuvo llena de agua, y ahora sólo tiene tierra seca y algunas hierbas que amarillean.

Me cuesta tanto hacer el esfuerzo de mirar la hoja en blanco y pensar que tiene que acabar repleta de letras, es como si de una vez por todas me hubiera quitado la careta y se hubiera descubierto la verdad. No soy capaz, todos esos temores eran ciertos. Ni talento, ni entrega, ni esfuerzo. No estoy bendecido con el don de la escritura, y la fluidez que un día intuí sólo era efecto de leer mucho, de la música, del dolor y de la falta de sitio en el mundo.

Ahora que se han ido colocando todas las piezas en su lugar me he dado de bruces con la vida adulta, con pocos sobresaltos, con días que distan mucho de la aventura y las expediciones soñadas. Ahora me balanceo, por suerte, en la comodidad y la rutina estable y necesaria.

Mi cerebro se ha convertido en terreno baldío, y tan solo es polvo que se mueve con el viento sin llegar a ningún puerto.

Sigo buscando la luz, la grieta por la que salir para poder volver al día en el que pasaba horas sin levantar el bolígrafo de la libreta, o podía conciliar insomnio y escritura.

Ahora no puedo.

Todavía no.

Como todo el mundo, tengo obligaciones y realidades que me impiden evadirme dejando vagar la imaginación.

O quizá es que ya se ha ido, como la inocencia, como el primer amor, y una vez se marcha no se puede recuperar jamás.

Luces parpadeantes.

Hay calma y paz, y luces parpadeantes dentro de casa.

Y una extraña calidez en la cama y en las tripas.

Siento hogar esta casa sin chimenea desde que ella empezó a compartir estas cuatro paredes y el centro de mi pecho.

Flotan el espíritu navideño y las ganas de celebrar, y por eso le concedo esta victoria, una victoria que se suma a muchas otras.

Ahora observo el viento extrañamente cálido que golpea las ventanas y sólo siento ganas de escuchar su arrullo, de mecernos en brazos y acariciarnos las ganas y los defectos, y de secarnos las lágrimas que algunos días se deslizan amargas por nuestras mejillas. Y pienso que no quiero fallarle nunca, y que me da miedo llegar al final del camino de la vida por si no hay nada más allá.

Por primera vez en años siento que estoy en el rumbo correcto, que por fin he aprendido a leer mapas y sé guiarme con la brújula, que soy capaz de orientarme mirando al cielo en una noche estrellada, que podría seguir su rastro hasta el centro de la Tierra sólo por su perfume.

Los armarios están llenos de amor y paciencia, y las estanterías repletas de lecturas aplazadas.

Hay largos paseos y futuro.

Y brillo en los ojos.

Y sonrisas radiantes.

A pesar de los escollos, de esas piedras que la vida te obliga a sortear de vez en cuando, esta cueva es segura y aullamos juntos noche tras noche, y siempre hay fuego del que da cobijo pero no quema.

Estoy aprendiendo, a tenerlo todo a su debido tiempo, y a que todo llega cuando debe hacerlo; por suerte, por destino, o por una concatenación de sucesos que nos llevan al presente.

No tengo ni idea de cómo funciona el Universo, sinceramente, pero ahora tampoco me interesa saberlo.

Hay calma y paz, y luces parpadeantes dentro de casa.

Y besos flotando en el aire.

Una larga mañana.

La vida debería ser una larga mañana sentado al sol de invierno.

Y nada más.

Esa sensación de calidez y paz que te permite dejar la mente en blanco, mientras el balanceo de las olas a lo lejos te llena el oído. Esa sensación de que el tiempo no pasa porque apenas importa. Esa sensación de que todo está bien y lo estará.

La vida debería ser tantas cosas que no es.

Los días pasan demasiado rápido, de verdad que pasan demasiado rápido. Como destellos, como llamaradas fugaces que se pierden en un parpadeo, en el batir de unas alas. Los días se van veloces, sin que le demos a la reflexión el espacio que merece, sin que seamos conscientes de lo que nos sucede ni de cómo nos sentimos. Sabemos más de millonarios que viven al otro lado del mundo que de nuestras propias vidas, porque ya todo es superficial, y los vínculos flotan en el aire como todos esos mensajes sin responder que se acumulan en nuestros teléfonos día tras día.

No sé cómo hacerlo, ni cómo debe hacerse, ni cuál es la mejor forma de conseguirlo, pero necesitamos cuidarnos, mantenernos a salvo, juntos.

Un día nos aplastará el tren del mañana sin que nos hayamos dado cuenta y nos lamentaremos por tanta ausencia sin remedio.

Un día no serán suficientes las canciones que nos mueven el corazón.

Un día ya no habrá nadie al otro lado y quedará el llanto.

Un día será tarde y no habremos hecho nada.

La Dama Blanca (III).

Patrick no era consciente de que llevaba encamado casi un mes, por ese motivo cuando trató de incorporarse no encontró fuerzas para hacerlo. Había sufrido un traumatismo craneoencefálico importante como consecuencia del atropello que le había obligado a ser trasladado al hospital, y había estado ingresado durante todo aquel tiempo, mientras se encontraba en coma. Días y noches sin saber lo que sucedía a su alrededor, sin ser consciente de que al amanecer las enfermeras hacían sus rondas para comprobar el estado de los pacientes y dar parte a los médicos antes del pase de sala. De algún modo seguía allí, mientras su mente viajaba de recuerdo en recuerdo, saltando de un momento vital a otro.

Cuando abrió los ojos lo hizo sin saber dónde estaba, sin comprender cómo había llegado allí, y sin sospechar que su cuerpo se parecía más al de un anciano cerca del cementerio que al de una persona de su edad.

-Tenga paciencia, señor Barker, va a necesitarla para recuperarse por completo. -Le indicó la enfermera de sala que llevaba una carpeta en la que anotaba cómo se encontraba cada uno de los pacientes allí ingresados. El detective la miró alzando un poco ambas cejas, pensando que tenía cierto parecido a su madre, o al menos al aspecto que él creía que su madre habría tenido si hubiese podido cumplir los sesenta años. El cabello moreno, ligeramente iluminado por canas que nacían en la frente y los laterales de la cara, unas arrugas suaves que cincelaban sus mejillas y la frente, y un par de ojos agudos y de color verde oscuros que anunciaban que ya habían visto demasiado.

-Necesito volver al trabajo. – El búho, la Dama blanca, los doscientos dólares. Todo se agolpaba en ese cerebro que acababa de ser conectado de nuevo.

-Necesita estar bien. -dijo con un tono entre la ternura y la autoridad que le daba el blanco de su uniforme.

Y bueno, el detective no se vio capaz de responder con una réplica a aquella frase, ¿quién no necesita estar bien en la vida? Decidió callar, resignarse, respirar hondo y volver a apoyar la cabeza sobre la almohada mirando al techo.

-La doctora vendrá a verlo en un rato. Le hará algunas preguntas. -La enfermera dejó la carpeta a los pies de la cama de Patrick y siguió con el siguiente paciente. Era raro, o curioso, eso de los hospitales desde el punto de vista del detective. Tener que entender y conocer cualquier cosa que le sucediera a un enfermo y tratar de ponerle solución, lo mismo les doliera un dedo del pie que el estómago, tuvieran tuberculosis, gonorrea o un brazo roto.

Debía intentar ponerse en contacto con Oliver Johnson hijo, sobre todo para informarle de que seguía vivo y de que una vez fuera del hospital continuaría con las pesquisas para dar con la joya, si es que todavía necesitaban de sus servicios después de tanto tiempo sin noticias suyas. Aquello no iría bien para su reputación, Barker ya navegaba en un río de aguas turbulentas como para permitirse desaparecer por culpa de un accidente que casi acaba con su vida. Con la mirada fija en el techo, y el reflejo del sol entrando por la ventana e iluminando los azulejos blancos de las paredes volvió a cerrar los ojos y se quedó dormido.

-Patrick Thomas Barker. -La forma en la que habían pronunciado de su nombre le resultó familiar mientras trataba de volver a un estado de vigilia aceptable. 

-El mismo. -dijo mirando a la doctora, reconociendo al instante aquellos ojos color trigo, sabiendo en ese mismo momento que el golpe en la cabeza no le había afectado a la memoria. Aunque por otra parte, ¿quién habría podido olvidar esos ojos? Algunas miradas se clavan a fuego en el pecho y las reconoces a pesar del inexorable paso del tiempo, a través de los siglos y las vidas. -Raina. -La hija del viejo y gruñón Otto Friedrich.

-La última vez que nos vimos estabas algo mejor. -sonrió, anotando un par de palabras en el informe.

-Eso es lo que parecía. – La última vez que se encontraron lo hicieron sin saber que sería la última vez. Raina y su padre fueron a visitar a su familia en Dresde y cuando acabó el verano nunca volvió a verlos. El cambio de destino a una comisaría a las afueras le obligó a mudarse de casa antes de que pudieran encontrarse de nuevo. De aquello hacía más de veinte años.

-Mi padre enfermó y nos vimos obligados a alargar la estancia varios meses. No podía viajar en las condiciones en las que se encontraba y finalmente decidimos quedarnos en Alemania. Falleció hace ocho años.

Un breve silencio se instaló entre los dos, Patrick nunca tuvo especial cariño por aquel hombre pero sabía bien lo que era quedarse solo en el mundo, por eso alargó su mano hasta el brazo de Raina y la observó callado. En determinadas ocasiones lo mejor para expresar las condolencias es mantener los labios en reposo.

La Dama blanca (II).

Las luces se encendían una a una, tras las ventanas de los edificios de enfrente, como si fueran luciérnagas, permitiendo ver lo que había detrás de algunas de ellas. Un café reposaba ya frío sobre la tapa del piano, durante unos minutos, de la taza salía un fino hilo de humo que se mezclaba con la densidad del tabaco negro que descansaba en forma de cigarrillo estilizado sobre su labio inferior. Mientras, sus dedos se deslizaban casi sin pensar por las teclas, abusaba de las alteraciones y de los semitonos pero, como casi siempre, no le importaba porque estar sentado delante de su Steinway le permitía dar rienda suelta a la imaginación. La música puede con todo si se lo permites, sólo debes dejar que los dedos busquen las notas, sólo debes consentir que los acordes te guíen hasta el final del camino. Y la mayoría de las veces lo hacen. La última nota acabó en estruendo, justo cuando llamaban a la puerta con una intensidad inusitada. Patrick Thomas Barker levantó las manos del instrumento y dio una calada al cigarro antes de apagarlo, mientras se apresuraba a abrir la puerta. No esperaba visita, rara vez recibía visitas, y su camisa arrugada y arremangada hasta el codo, los tirantes caídos a ambos lados de la cintura y el sudor empapando su frente no dejaban lugar a dudas sobre su soledad.

-Barker, me tienes harto con el dichoso piano. – El vecino de enfrente tenía unos veinte años más que el policía. Era un tipo alto, que pasaría de sobra los cien kilos de peso, con unos brazos forjados seguramente de trabajar como estibador de bodega en el puerto. El Señor Friedrich vivía allí mucho antes de que él llegara al edificio. Barker se trasladó cuando le cambiaron de oficina, aquel era un barrio humilde pero con buenos servicios. Eran pisos antiguos y llenos de una humedad que sería difícil de combatir durante el invierno. El sueldo como agente de la policía sólo le había permitido hacerse con uno de ellos a buen precio después de que la señora Lockhart, su anterior propietaria falleciera, y la familia quisiera deshacerse de la vivienda con rapidez. – Un día voy a entrar y voy a destrozarlo con un puto martillo.

-Señor Friedrich, disculpe. No era mi intención molestar.

-No era mi intención molestar. -El hombre trató de imitar su voz- Siempre con la misma excusa. Como vuelvas a tocar a estas horas te juro que te echo al perro a la cara. -El Señor Friedrich tenía un rostro iracundo como expresión normal, lo que suponía que sus enfados todavía parecían peores que en cualquier otra persona. Su cara cambiaba de tono hasta un rojo intenso, y las mejillas prominentes que salían sobre su barba estilo prusiano parecían bombillas incandescentes.

Desde la puerta de su piso Barker escuchó la voz de una mujer:

-Papá, ¿puedes parar?

La mujer apareció, Patrick calculó que era un par de años más joven que él, tenía un cabello oscuro y unos ojos del color de un campo de trigo recién segado a principios del verano.

-Voy a quemarte ese piano cuando te descuides. – Friedrich acompañó la amenaza con un dedo que apuntaba fijamente a la cara del policía, se dio la vuelta y caminó respirando con pesadez hasta su casa. -No pierdas el tiempo con este idiota, Raina.

Cuando el Señor Friedrich se adentró de nuevo en su casa lanzando improperios al aire, su hija se encogió de hombros observando a Patrick.

-Te pido disculpas por el comportamiento de mi padre, a veces pierde el control. Duerme poco últimamente, trabaja mucho y eso le pone de mal humor. -Hizo una pausa- Pero tiene razón en que no deberías estar tocando a estas horas.

Barker miró su reloj de muñeca y abrió los ojos sorprendido, no sabía el tiempo que había pasado sentado delante del piano.

-No me he percatado de la hora. No volverá a suceder. ¿Puedo invitarte a un café?-preguntó el policía, en un torpe intento de pedir disculpas.

-Mejor mañana. -dijo ella, sonriéndole por primera vez.

-Mejor mañana.- asintió él- Buenas noches, Raina. -Ella caminó los escasos cuatro pasos hasta su casa y desapareció tras cerrar la puerta.

Barker se quedó de pie, bajo el dintel de la puerta durante unos segundos, observando la puerta de los Friedrich. Era la primera vez que se encontraba con Raina, ni siquiera sabía hasta ese momento que el Señor Friedrich tenía una hija. Quizá también hubiera una señora Friedrich a la que todavía no conocía, o quizá también otros hijos. Apenas había llegado al edificio y ya tenía un vecino que quería dejarlo sin dientes. Entró en el piso de nuevo, y buscó el tabaco para encenderse otro cigarro, sentándose en una de las pequeñas ventanas del salón que daba a la calle. Tenía una vieja taberna bajo la casa, que siempre generaba un murmullo constante, y unas escalinatas metálicas a través de las cuales siempre subían algunos gatos a saludar.

Aquella noche soñó con Raina, soñó que atravesaba campos de trigo sin detenerse, mientras el café frío seguía sobre la tapa del piano.

El detective Barker abrió los ojos sintiendo una punzada en la sien y un dolor que se extendía por todo su cuerpo. Había pasado el tiempo suficiente para que el paisaje urbano hubiera cambiado por el de una habitación de hospital. Las paredes de azulejo blanco y la luz del sol entrando por la ventana le obligaban a cerrar los ojos con fuerza.

Continuará.

La Dama blanca (I).

La escena debía ser curiosa, Patrick Thomas Barker corría raudo y veloz por las calles de la ciudad, sorteando a la gente, disculpándose cada vez que cortaba el paso a alguien o que chocaba de manera involuntaria con comerciantes, transportistas o transeúntes. Perseguía a un sospechoso y lo único que rebotaba entre las paredes duras y gruesas de su cráneo era la idea de pillarlo para que pudiera pagar por lo que había hecho. Tenía suerte de no ser demasiado corpulento y estar en forma, más por genética que por haberse dedicado a cultivar el cuerpo durante los casi cincuenta años que cumpliría en unos meses.

Barker había tenido lo que podría considerarse una vida típica, de esas que acaba con el protagonista fuera del cuerpo de policía de la ciudad, por no atender a las órdenes de los superiores y meter la pata hasta el fondo. Acabó reconvertido en detective privado, uno de tantos que intenta ganarse los cuartos como puede, en uno uno de esos intentos que tiene el karma de compensar los errores que se van sembrando con el paso de los años. Al menos ahora su nombre estaba pegado en el cristal de una puerta, en el tercer piso de un edificio ruinoso no muy lejos del Barrio Chino, y había conseguido colgar un cartel desde la pequeña ventana que daba a la calle donde podía leerse: Detective Privado. El lugar hacía a la vez de casa y oficina, pero le servía. Al menos, así podía prepararse un café mientras esperaba que alguien llamara a la puerta buscando sus servicios. Y eso, casi nunca sucedía. Puede que por eso en el momento en que Oliver Johnson apareció aporreando la madera y desesperado accedió al encargo sin pensar demasiado en lo que podría suponer, o a dónde podría llevarle aquella búsqueda.

Doscientos dólares.

Doscientos dólares tenían la culpa de todo.

El detective debía encontrar al ladrón de una de las joyas más importantes de la familia Johnson. La Dama blanca. Un collar de plata con un gran diamante en forma de lágrima, que estaba engarzado y rodeado de otros pequeños diamantes. Los Johnson eran una de las familias con más tradición de la comarca, y una de las que más tierras e ingresos tenían en el país. El hijo mayor del viejo Oliver Johnson acudió a él para que la noticia no se filtrara a la prensa y aquel escándalo les estallara en la calle. La gente de dinero siempre piensa en la reputación porque es lo único que les importa, lo que les mantiene arriba, justo donde les gusta estar. Justo donde creen que deben estar.

La dama blanca. Patrick Barker no era capaz de calcular el verdadero valor de aquella joya. Había estado investigando desde el encargo y no había nadie que se hubiera atrevido a ponerle precio en voz alta. La familia la custodiaba como si fuera un tesoro nacional en la mansión Johnson, a las afueras de la ciudad, a la que se accedía por uno de los grandes viejos caminos del condado que había sido recientemente adecuado para el paso de vehículos. La joya formaba parte de la herencia familiar desde que Archibald Oswald Johnson, el abuelo del actual patriarca Johnson, se lo había regalado a su esposa, Helen Gwendoline Johnson, en el décimo aniversario de su matrimonio. Aquella fiesta salió publicada en los diarios locales, con grandes fotografías que mostraban la reliquia en primera plana.

Pero volvamos a la escena, Patrick Thomas Barker recorría las aceras de una de las principales arterias de la ciudad como si la vida le fuera en ello, y es que en parte le iba. Se sentía como un león tras una gacela, sólo tenía ojos para aquel hombre que a pesar de los minutos que llevaban dejándose los pulmones atrás mientras pateaban con fuerza el suelo, había mantenido la dignidad intacta y ni siquiera había perdido el sombrero. Ni un solo tropiezo ni una doble pirueta para tratar de escapar. El detective sentía que la respiración quemaba dentro de su caja torácica y estaba convencido de que en cualquier momento, en lugar de aire, saldría fuego por su boca. De ese modo sería más sencillo detener a Timothy Rand, conocido como Timmy, el búho. Le llamaban así desde hace la adolescencia por culpa, obviamente, de sus ojos, unos ojos del color de la miel, redondos y demasiado grandes para la cara afilada que tenía. Era imposible no fijarse en su mirada una vez lo tenías en frente. Como los búhos, parecía que podía verlo todo, también se decía que era capaz de mirar y adivinar hasta lo más profundo de uno mismo, por eso el detective estaba aliviado de observarlo de espaldas.

Barker gimoteó al pasar cerca de una farola, en un cruce de calles, mientras intentaba que sus piernas no desfallecieran durante la persecución. Si el Búho se le escapaba, probablemente no pudiera alcanzarlo de nuevo, y entonces su investigación se iría al traste, así como las posibilidades de encontrar La Dama blanca antes de que la vendieran en el mercado negro y le perdieran el rastro para siempre. Timmy desvío la trayectoria, al esquivar un adoquín que se encontraba algo suelto en medio de la calle y el detective aprovechó ese ligero cambio de dirección para tratar de abalanzarse sobre el ratero y atraparlo por fin.

Justo en ese instante, un automóvil que giraba en su dirección les golpeó de lleno, dejando a su paso una nube negra y un cuerpo tendido sobre la calle.

Continuará.

Por encima del agua.

Qué tiempos tan convulsos nos está tocando vivir, todo eso que predecían las novelas de hace cien años y que parecía imposible ha acabado sucediendo.

Nos estamos matando y muriendo a partes iguales.

En todo el mundo.

Qué rara es la historia a veces, o casi siempre, como las personas.

Nos dividimos básicamente en aquellos que viven por encima del agua y los que viven bajo la superficie, ahogados, asfixiados y arrollados por el día a día.

Y la realidad.

Siento inquietud y un malestar generalizado que sólo se calma cuando estás cerca; es casi mágico ver cómo consigues que mi pulso aminore en los momentos necesarios y acelerarlo a tu voluntad, casi siempre con buenas intenciones.

El agotamiento se me aferra a los músculos y las canas, y tira hacia abajo, con tanta fuerza como lo haría un kraken, o alguno de esos monstruos inquietantes de Lovecraft, e intenta llevarme a las profundidades de nuevo, intenta que trague agua, intenta llenarme los pulmones de agua salada, nitrógeno, algas y coral.

Los nervios me comen los huesos y la cabeza, y me hacen dormir inquieto y removerme en medio de la oscuridad; algunos días hacen que me apriete un poco de más el corazón, como si alguien lo apretara entre sus manos y después lo soltara, como si fuera un pez al que cogen de la bolsa para tirarlo a la pecera.

Ahora lucho de manera incesante para mantenerme en superficie, aunque sea flotando a la deriva, intentando encontrarte de nuevo cada noche, intentando salvarme aferrándome a la vibración de tus cuerdas vocales cuando susurras mi nombre a lo lejos.

Ahora lucho para dejar lejos el fondo marino, y mirar directamente al sol que se refleja en tus ojos.

Qué verano tan raro.

Qué verano tan raro nos espera, lleno de abrazos y sonrisas. Lleno de historias por completar, fotografías con filtros y tranquilidad.

Yo no sabía que alcanzaría el punto de no retorno, el de no echar de menos la soledad, el de buscar un abrazo sin prisa al llegar a casa, el de tener un colchón por si caigo de nuevo al suelo. Había pensado que la paz interna era una meta inalcanzable, había imaginado de manera casi permanente que era para otros pero nunca para mí.

Y de pronto te miré con cristales nuevos.

Y vi con claridad.

Después de mucha oscuridad y miedo, después de que los demonios hubieran hecho el agosto conmigo y mis entrañas, he llegado al páramo claro donde puedo sentarme a observar el paisaje sin tener en cuenta el reloj, sin pensar en el paso del tiempo, sin que importe que me crezcan las canas y me mengüen los huesos.

Ahora consigo llenar por completo los pulmones de aire, sin que nada me pese, sin que nada sobre ni falte.

Ahora me preocupa poco el mañana porque tengo presente, y no me atemoriza lo que sea que tenga que venir, ni cómo venga, porque tengo fuerzas a pesar de que ya no llevo ningún tipo de armadura y se ha caído mi máscara de Pantaleone.

Ahora sólo voy cargado con la libreta y mil bolígrafos, y la música sonando siempre dentro del pecho, y sus pasos a mi lado.

Qué verano tan raro, con más besos y menos trabas.

Qué verano tan raro, sin dolor ni lamentos.

A mí que soy hijo del invierno y el frío, empieza a gustarme el calor que has hecho crecer y que empieza a deshacerme por dentro.

La Atlántida.

No sabría decir por qué de pronto todo ha cambiado de color y el gris de los días se ha ido difuminando, comenzando a anunciar la primavera fuera y dentro de casa. Debe ser cosa del mes de marzo, que a veces trae cosas buenas.

Parece que las nubes se van despejando poco a poco, y llega nueva música para ponernos el alma del revés.

Parece que, ahora, podemos estirarnos y sacar las patas fuera de las jaulas, y olisquear el aire en busca de emociones nuevas que nos permitan salir corriendo, con todo, sin necesidad de ponernos armadura porque no vamos a hacernos daño.

Es tan raro, soltar lastre y que no sean necesarias las protecciones, ni las armas, ni el temor ante cada nuevo paso, ante cada revés del día a día. Y es tan importante volver a casa y sentirse seguro, saberse a refugio, poder desnudarse delante de los ojos del otro y no avergonzarse de nada, ni siquiera del pasado que ha dejado merma en todos nosotros.

Era todo tan complicado y se ha convertido en algo sencillo.

Besarle frente al espejo, observarle en silencio mientras va a por una cerveza a la nevera, que me coja de la mano cuando menos lo espero, que acaricie mis cicatrices como si fueran tesoros perdidos, mirar en sus ojos y reconocer, al fondo, el latido más ancestral del mundo.

La Atlántida era esto, encontrarla a ella.

Una isla perfecta en un mar de gente.

¿Cómo iba a saber que la paz era posible?

¿Cómo iba a saber que la paz era posible?

¿Cómo?

Si siempre he estado muerto de miedo porque me habían herido con armas de guerra, con mentiras bañadas en plomo que me habían destrozado las entrañas.

¿Cómo iba a saber que respirar sin dolor era posible?

¿Cómo?

Si llegaban las noches y sólo había dudas para las que sabía con plena certeza que no encontraría respuestas.

Y ahora todo es dejarse llevar y sonreír tranquilo, y encontrar su respiración en medio de la madrugada, y un beso sin máscaras después de escuchar el sonido del despertador.

¿Cómo iba a saber que se podía esperar sin ser impaciente?

¿Cómo?

Si siempre había tenido pánico a perder algo que ni tan sólo era mío, y ahora no es necesario poseer nada.

Ahora permanece el sentimiento de tranquilidad y el bienestar, las miradas cómplices entre el silencio, las risas mientras chocan los cascos de cerveza, el chocolate en la comisura de los labios.

Ahora no hay guerra que ganar porque ya hemos vencido saltando juntos, de la mano, sorteando charcos, esquivando niños y perros en el parque.

¿Cómo iba a saber que construir el futuro era posible?

Si siempre había estado tan pendiente de no pisar donde no toca mientras observaba el pasado con nostalgia, esperando que la gente fuera distinta a lo que es en realidad.

Ahora que empiezo a saber voy a pedirme perdón, a quitarme la condena, a apagar las voces de los demonios y a dejar de mirar a nada que no sea ella.