Suite no. 1

Todo podría ser de otra manera.

La vida que tenemos.

El dinero que marca nuestra cuenta bancaria.

Los sentimientos que nacen y se mueren.

El tiempo.

El lugar en el que nacemos.

Nuestra familia.

Los grupos que nos gustan.

La cantidad de libros que llenan nuestras estanterías.

La comida que hay en la nevera.

La ropa sucia dentro de la cesta.

Los días que llevan las sábanas sin cambiar.

Nuestro currículum.

La ciudad en la que vivimos.

Los seres que se han ido.

La suite no.1 de Bach para violoncello que podría estar en otra tonalidad en lugar de en sol mayor, en do menor, por ejemplo, o en la bemol o en re sostenido mayor.

Pero no.

Las cosas son así por alguna razón.

El problema viene en el hecho de que se nos escapa el motivo último por el que nuestra historia sigue un camino y no otro a pesar de creer que tomamos las decisiones más acertadas.

Si queríamos ir por el camino más rápido y al final estamos en medio de esta encrucijada llena de opciones y destinos, sin saber muy bien qué hacer con nosotros ni con los demás.

A algunos la vida nos empuja a tragar fango, a romper huesos, a llorar lejos.

A algunos la vida nos obliga a no tener opción, a tener que asumir la pérdida de sangre diaria, a mirar al cielo únicamente cuando ya no deslumbra el sol, a pasar frío en la cama porque esta se queda demasiado grande cuando estás solo.

Y has llegado tú a sonreírme, y a querer acariciarme la nuca con tus dedos finos, y a mirarme con esos ojos claros que me desconciertan si me cruzo con tus pupilas.

Y da igual, porque yo estoy pensando en otras manos y otros ojos, y otra boca.

Y te beso y sólo siento cenizas en la garganta alzando el vuelo por culpa del viento, y el crujido de las hojas de los árboles en el suelo dentro del pecho, y la piel fría de tu espalda desnuda me recuerda al mármol de las esculturas griegas y me convierte en piedra.

Y tengo que pedirte perdón antes de que te vayas a casa con El Libro del Desasosiego en tu bolso.

Y pienso que podríamos ser perfectos y que todo podría ser de otra manera.

Pero las cosas son así por alguna razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s