Barricadas.

Arden las calles, las casas y los contenedores.

Y yo también, me voy consumiendo con el mismo fuego que prende las banderas y los himnos.

Hemos alimentado a la bestia, creyendo que seríamos capaces de domarla y ahora es más fuerte que nosotros.

Y no son suficientes las barricadas.

No va a servirnos de nada abrazarnos a alguien que apenas nos entiende de verdad.

No va a servirnos tirar piedras si nuestro hogar ya no es refugio.

El mundo está tan loco y va tan deprisa que es desolador ver que ya no hay quien me escuche después de las tres de la tarde.

Las largas vísperas de otoño apenas tienen sentido sin ti, y tengo miedo a la llegada demoledora del invierno, cuando las paredes me caigan encima y el frío me habite por completo.

Tengo miedo a este vacío que lo empieza a llenar todo, que se está convirtiendo en una vasta inmensidad aquí dentro, que deja yermo el maldito corazón que me palpita en el pecho.

Que me hace insensible y me convierte en vidrio.

Arden sentimientos y contradicciones que han minado la verdad y los sentidos.

Y yo sigo aquí rendido a los pies de un dios que nunca escucha.

A los pies de una mujer que ya se ha ido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s