Pájaros sin alas.

Algunas veces hay que huir de verdad, dejar que el humo difumine nuestra silueta en medio de la noche, permitir que la lluvia borre nuestras huellas.

Y caminar sin mirar atrás.

¿Hacer daño a los demás para protegernos o hacernos daño a nosotros mismos para proteger a los demás? Sea cual sea la respuesta saldremos heridos y llenos de recuerdos de los que no podremos deshacernos. Nos sentiremos culpables y nunca tendremos la conciencia tranquila, por mucho que tratemos de redimirnos.

Ahora me he convertido en uno de esos pájaros sin alas, que quieren volar pero no pueden, y empieza a haber perdones que no puedo pronunciar en voz alta.

De todos modos, si hubiera sabido que ibas a acabar conmigo me habría acercado igual. Nunca he tenido buen olfato para el peligro, ni miedo a aquello que creo que merece la pena.

Sólo espero que mientras esté lejos sepas vivir, yo aún no he aprendido a hacerlo sin ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s