Nunca sabes.

Nunca sabes cuándo van a llegar las balas y el fuego. Nunca sabes cuándo van a llegar las guerras y los terremotos. Nunca sabes cuándo van a llegar los ciclones y las grietas en las paredes. Nunca sabes cuándo van a llegar las despedidas y los féretros. Nunca sabes cuándo va a llegar el dolor y los errores.

Y es por eso que abrazarnos es siempre la mejor opción, y mirarnos a los ojos, y luchar con ganas.

Nunca sabes cuándo va a llegar el otoño, ni las miradas grises, ni los obstáculos, ni las calles encharcadas.

Nunca sabes cuándo van a llegar las sonrisas, pero si las quieres ya, ven conmigo.

[Texto escrito originalmente para la web Microcuento. es – Nunca sabes. ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s