El sermón.

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

Vamos a confesarnos antes de besar las puertas del Averno.

Vamos a escuchar la misa del domingo antes de meternos mano en cualquier portal cercano.

Vamos a tomar el cuerpo de Cristo antes de blasfemar de nuevo.

Hemos roto con la religión de siempre.

Hemos roto con la santa Inquisición.

Hemos roto las campanas de la Iglesia y ya no sabemos en qué hora vivimos.

La procesión en nuestro caso va siempre por dentro.

Y nos apuntan con el índice por decir la verdad y saber apreciar el arte gótico de las catedrales.

Malditos pecadores, que nos gusta quemarnos en las llamas del infierno casi tanto como revolcarnos en la cama.

Y nos da todo igual.

Ahora somos la Resistencia, disidentes de todas las ideas teocentristas que tienen los demás.

Los siete pecados capitales se nos han quedado cortos y los hemos reinventado.

Nos hemos tatuado las Sagradas Escrituras en las manos después de tanto tocarnos.

Somos mercaderes en el Templo, somos adultos pendientes del bautismo.

Vamos a empezar nuestras particulares Cruzadas, para regresar con el Grial en la mano y beber hasta emborracharnos.

Nos han dicho que no nos quieren en el cielo, que no hay sitio para gente con la mirada llena de tormentas. Nos han dicho que donde mejor estamos tú y yo es en el desgüace, en Júpiter o en Marte. Nos han dicho tantas cosas que hemos convertido en bolas de papel para lanzarlas al aire que hemos dejado de escuchar a los imbéciles. Nos han dicho que llevamos el símbolo de la bestia en las entrañas y que nos vamos a vender por treinta monedas de plata.

Es tiempo de ruina pero también de sentirnos vivos, de saltar por encima de la sangre de los primogénitos y de hundir el Arca de Noé. De vagar cuarenta días por el desierto y convertir el agua en vino.

Estamos hartos del Libro de Enoc y de la puta de Babilonia, de los ángeles caídos, del gigante, de las tablas de la ley, de Judas Iscariote y del juicio final.

Va a llegar el Apocalipsis con nosotros siendo los jinetes. Y las plagas van a ser nuestros besos a destiempo y los gemidos a deshoras.

Y llega el domingo, es misa de doce, y tú y yo separamos el Mar Rojo en la cama sobre la Sábana Santa mientras el párroco explica el sermón a sus feligreses.

Resulta que ahora mi única religión eres tú, y no hay Dios si no es de carne y hueso, y tiene tus ojos. No hay profeta para mí si no me susurras al oído y me muerdes el alma mientras cruje la cama. No hay ciudades santas si tú no has pintado tu nombre en sus calles. No hay Nuevo Testamento si no estoy entre tus piernas.

Y es entonces, en ese maldito instante, cuando se abren las puertas del Infierno y todo arde.

Amén.

Este texto ha sido escrito originalmente para el blog de Krakens y Sirenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s