Humo y amor.

Humo y amor.

Se nos acabó mezclando todo, acabamos confundiendo la ficción con la realidad.

Acabamos metidos en la misma cama, con pocas ganas de hablar y demasiado que decirnos con las manos.

Sabíamos antes de empezar que el sexo no tiene por qué ir acompañado de sentimientos, sabíamos antes de despertarnos juntos que no habría segunda vez y lo intentamos medir todo al milímetro. Tratamos de hacer las cosas bien, de no despedirnos con un adiós rotundo, de acariciar los hasta luegos con la punta de los dedos igual que yo había acariciado tus ingles.

Estábamos tan enredados, con cuerdas que no queríamos ver, con sábanas que sabían de memoria nuestros nombres. Llevábamos la venda en los ojos porque queríamos seguir volando sin tener que mirar al suelo, sin darnos cuenta de que caer dolería de verdad.

Inconscientes, enfermos de amor, con ojeras en plena primavera.

Nos curamos las heridas con saliva, nos empeñamos en que nuestras lenguas fueran la única panacea, y quisimos que nuestras miradas se convirtieran en antídoto para la ansiedad.

Pero nos quedamos sin aire en los pulmones mucho antes de lo esperado.

Se nos complicó el sexo, el amor y el día a día.

Y caímos en picado, sin que las alas nos amortiguaran el golpe.

Vinieron los errores, el pedir perdón, el volver a intentarlo, el querer y no conseguir nada.

Tratamos de alargar una relación en situación terminal por no hacernos daño y conseguimos lo contrario.

Y ahora no hay quien encuentre nuestras piezas para volver a montar el puzzle.

Perdimos la magia, la llama y la luna llena de final de mes.

Se acabó nuestra química, nuestra manía de arañarnos mientras subíamos en el ascensor, los besos a contrapié, el abrazo tapados con el edredón.

Sin ti no he vuelto a dormir tranquilo ni a cerrar los ojos hasta que suena el despertador.

La vida se ha convertido en un juego peligroso lleno de frases de autoayuda y música agónica de cantautor.

Supongo que fui tu error, esa mala decisión que llega antes o después.

Y todo esto, el futuro negro, es mi condena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s